CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS VETERINARIOS

Boletín Informativo

26 de febrero 2015

El Tribunal Supremo reconoce la idoneidad de los veterinarios para las tareas del cuerpo de titulados superiores de Salud Pública de la Generalitat

El Tribunal Supremo ha resuelto los recursos de  casación de la Generalitat y del Colegio de Farmacéuticos contra la Sentencia ganada por el COVB el pasado 2013 contra la convocatoria al cuerpo de titulados superiores de salud pública.

Desde 2010, el COVB mantiene un proceso judicial para solicitar la inclusión de los veterinarios entre los profesionales que pueden concurrir a las plazas del cuerpo de titulados superiores de Salud Pública de la Generalitat después que estos fueran excluidos. Así pues, el COVB procedió a su impugnación judicial ante el  Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJ Cataluña) bajo la oposición de la Generalitat y del Colegio de Farmacéuticos de Girona que alegaron que los veterinarios tienen un cuerpo específico y que, además, la potestad de autoorganización de las Administraciones Públicas les permite escoger las titulaciones que pueden optar a cuerpos técnicos.

Finalmente, el TSJ Cataluña, mediante Sentencia de 19/07/2013, estimó el recurso del COVB y declaró la ilegalidad de la convocatoria y de la falta de razones para la exclusión de los veterinarios en el expediente de la convocatoria y, por tanto, de la imposibilidad de su acceso a este recurso de plazas públicas.

Según se indica en la resolución “…las funciones que deben desempeñarse, según las bases de la convocatoria, reservadas a Licenciados en Biología, Farmacia, Medicina y Química, también pueden ser llevadas a cabo por los Licenciados en Veterinaria, pues es cierto que su exclusión no aparece debidamente justificada, máxime, al tener las funciones propias de los Licenciados en Veterinaria una clara incidencia en la salud pública…”.

Esta sentencia tuvo en cuenta el informe pericial académico publicado por la UAB que analizó las funciones del cuerpo de titulados superiores en salud pública con las propias de la veterinaria y de las otras profesiones (biología, farmacia,  medicina y química), para determinar qué formación académica es la más idónea para optar a estas plazas teniendo en cuenta las materias que deben cursarse en cada uno de los planes de estudios de cada una de estas licenciaturas o grados. Así mismo, la UAB determinó que los “licenciados en veterinaria están mejor capacitados que en otras profesiones sanitarias (medicina y farmacia) y, aún más que los licenciados en biología y química, (…)”. Ninguna de las otras titulaciones proporciona una formación tan completa, tan específica y tan directamente relacionada con cada una de las tareas que deben desarrollarse.

Finalmente, el Tribunal Supremo ha confirmado la validez de la prueba pericial académica de la UAB en la que basó la primera Sentencia, y declara que la administración catalana (Dirección General de Función Pública) debería haber explicado los motivos por los cuales se excluyeron a las personas licenciadas o graduadas en veterinaria de la posibilidad de participar “ya que sus estudios no pueden ser considerados como marginales o alejados cuando se trata de la salud pública.

Conclusiones:

Definitivamente, el Alto Tribunal ha estimado el recurso contencioso administrativo interpuesto por el COVB contra la convocatoria de las última oposiciones al cuerpo de titulados superiores de salud pública de 2010,  declara la idoneidad de los veterinarios y las veterinarias per ejercer las tareas propias de este cuerpo técnico y anula la base de convocatoria que excluye a las personas licenciadas o graduadas en veterinaria de la posibilidad de participar.

El Tribunal Supremo estima el recurso interpuesto contra la convocatoria para proveer 44 plazas del Cuerpo de Salut Pública de la Generalitat por indebida exclusión de los licenciados en Veterinaria

Como se informó en su día, el Colegio de Veterinarios de Barcelona y el Consell de Col•legis Veterinaris de Catalunya interpusieron en el año 2010 sendos recursos contencioso administrativos contra la Resolución GAP/2265/2010, de 12 de julio, que aprobó la convocatoria del proceso selectivo para proveer 44 plazas del Cuerpo superior (subgrupo A1), Generalitat de Cataluña, Salud Pública, por cuanto en las bases de la convocatoria no se incluía la titulación de Licenciados en Veterinaria sin que por parte de la Generalitat se motivase la razón de tal exclusión, que resultaba totalmente injustificada dada la competencia profesional e idoneidad de los Licenciados en Veterinaria para ocupar los puestos de trabajo objeto de la convocatoria.

Estos recursos fueron estimados por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña mediante sus Sentencias de fechas 16 y 19 de julio de 2013.

Dichas Sentencias fueron recurridas en casación por la Generalitat y el Colegio de Farmacéuticos de Girona ante el Tribunal Supremo, el cual ya se ha pronunciado en el recurso del Colegio de Barcelona en el sentido de estimarlo. En efecto, en la Sentencia de fecha 26 de enero de 2015 el Tribunal Supremo anula “…la base específica 2.1 de las recogidas en el Anexo I de la resolución GAP/2265/2010, de 2 de julio, que aprobó la convocatoria del proceso selectivo para proveer 44 plazas del Cuerpo de Titulación Superior (subgrupo A1) de la Generalidad de Cataluña, Salud Pública (núm. de registro de la convocatoria 185) en tanto no incluye entre las titulaciones que permiten participar en el proceso selectivo la licenciatura en veterinaria.”

Para el Tribunal Supremo la Generalitat no ha explicado por qué no incluyó, entre las licenciaturas que podían concurrir a la convocatoria, “…no una licenciatura cualquiera, sino la de veterinaria en particular”. Justificación que entiende “…era imprescindible, no porque los estudios de veterinaria versen sobre algunas de las tareas propias de las plazas ofrecidas, sino porque tienen una clara relación con la salud y porque la formación que suponen en esa materia no es menor que la que aseguran las titulaciones en biología y en químicas sino todo lo contrario”, y añade que tales estudios “…no pueden ser considerados como marginales o alejados cuando de la salud pública se trata, apreciación ésta muy razonable que debemos confirmar no sólo desde la perspectiva de los principios de mérito y capacidad en el acceso a la función pública sino también desde la ofrecida por el principio de eficacia de las Administraciones Públicas. Y, naturalmente, la solución alcanzada en la instancia no es contraria al principio de igualdad. Al contrario, sentada esa especial idoneidad de los licenciados en veterinaria, no hay motivos para excluirlas en aplicación de la jurisprudencia”.

Por lo que hace al recurso del Consell de Col•legis Veterinaris de Catalunya aún no se ha dictado la correspondiente sentencia por el Tribunal Supremo ya que se ha retrasado hasta el 8 de abril de 2015 la fecha para votación y fallo del recurso.

Así es la curiosa hamburguesa “gourmet” que los astronautas comen en el espacio

EFSA: exposición alimentaria a los alimentos modificados genéticamente

El protocolo europeo de seguridad alimentaria vigila qué comemos

FVE: programa de discusión internacional sobre ketamina

La UE aprueba, con España en contra, ayudas al almacenamiento privado de carne de porcino

Aragón reduce el coste de recogida de cadáveres porcinos

Proponen la creación de un cluster para el ganado retinto en la provincia de Cádiz

La medicina zen llega a los animales

Control de la rabia en animales domésticos

El PSE pide controlar el ADN de los 24.000 perros de Bilbao

Mascotas: “¡A comer!”

Carlyle compra los chorizos Palacios

Un dron contra los mosquitos en Valencia

2014, récord absoluto de exportaciones del sector agroalimentario

Desvelado el plan nacional de hepatitis C

                Nombres propios

Karl Lagerfeld dejará cuando muera “una fortuna” a su gata

Más noticias, en la página web:  www.colvet.es