Juan José Rodríguez Sendín y Juan José Badiola

 

Conferencia mundial “Una Salud”: 21 y 22 de mayo en Madrid

 

Médicos y veterinarios afrontan el reto de concienciar a la sociedad de que humanos, animales y medio ambiente comparten una única salud

La primera conferencia mundial que médicos y veterinarios organizarán los días 21 y 22 del mes de mayo en Madrid con el lema “Una Salud” tratará de llevar a la conciencia de los ciudadanos que la salud de humanos, animales y medio ambiente es única y hay que mantener la alerta ante las amenazas de carácter biológico, químico o vectorial.

Los presidentes de los Consejos Generales de Colegios de Médicos (CGCOM/OMC), doctor Rodríguez Sendín, y del Consejo General de Colegios Veterinarios (OCV), doctor Badiola, presentaron ayer en un encuentro informativo con periodistas las líneas maestras y el alcance de esta reunión internacional, impulsada por la Asociación Médica Mundial (AMM) y la Asociación Veterinaria Mundial (WVA) y que es la primera de estas características que reúne a médicos y veterinarios en torno a la salud.

Rodríguez Sendín y Badiola pusieron de manifiesto la importancia del trabajo conjunto a partir de la evidencia científica de que la salud de seres humanos, animales y medio ambiente van de la mano, compartiendo riesgos y beneficios. Por ello, expusieron la necesidad de colaborar a la hora de abordar las zoonosis (enfermedades transmitidas de los animales a las personas), la resistencia a los antimicrobianos, la gestión de los desastres naturales, la producción de alimentos saludables y los peligros ambientales para humanos y animales.

Para el doctor Badiola esta conferencia supone para ambas profesiones, históricamente ligadas entre sí,  una oportunidad para colaborar en el escenario de la salud, que "no se puede fragmentar en un mundo globalizado". Recordó a modo de ejemplo las últimas epidemias y pandemias como la gripe aviar o el Ébola, esta última provocada por un virus de origen animal que "aún no se ha estudiado bien" y que constituye un caso que consideró como "un aviso a navegantes".

Uno de los objetivos de la conferencia "Una salud", añadió, es concienciar a la población de las posibles amenazas de índole biológico, químicas o vectoriales que tienen incidencia directa en la salud. Al respecto, mencionó que hay más de 300 patógenos que comparten animales y humanos, la necesidad de tener en cuenta la resistencia a determinados antimicrobianos, la gestión de los desastres naturales y la incidencia del medio ambiente.

En este sentido, aludió al reciente desastre natural en el valle del Ebro como consecuencia de los desbordamientos del río y que ha provocado más de 10.000 muertes de animales en la zona, una situación que invita a preguntarse qué pasa después de un desastre así y por qué se construyen instalaciones de animales en zonas con posibilidad de sufrir inundaciones.

Sobre los riesgos de esos 300 patógenos, puso como ejemplo enfermedades que parecen ajenas y aparentemente controladas, como la rabia, que provoca 50.000 muertes anuales en el mundo y de la que en España -dijo- también se registran casos, en especial en Ceuta y Melilla, por el tráfico de personas desde el Magreb. Mencionó luego una serie de enfermedades que también están presentes como la tuberculosis, la brucelosis o la fiebre de Malta, la toxoplasmosis y el anisakis.

También hizo referencia al riesgo que suponen los patógenos provocados por vectores que no son fáciles de prever, como la fiebre del Valle del Rif, que se propaga por mosquitos a animales domésticos como búfalos, camellos y bovinos, y posteriormente a humanos; o el virus del Nilo Occidental, que se propaga de un ave a otra a través de mosquitos infectados y produce encefalitis en equinos y también en humanos. "Todo ello –concluyó- muestra la interrelación existente entre diversos factores y la necesidad de que todas las profesiones implicadas en el ámbito de la salud trabajen conjuntamente".

Pobreza, la mayor enfermedad

Para el presidente de la Organización Médica Colegial, doctor Rodriguez Sendín, esta conferencia quiere poner de manifiesto que la salud no puede centrase sólo en los cuidados asistenciales, que es el estadio final, porque "la salud depende de la dotación genética y del desarrollo fetal" y esto, a su vez, tiene relación con la contaminación medioambiental, así como con otros factores como el desarrollo económico y social suficiente, sin los cuales "no es posible casi nada de lo anterior".

Para el doctor Rodríguez Sendín, tanto la salubridad pública como las condiciones medioambientales "tienen muchas mayores consecuencias en la salud que cualquier otra cosa que podamos hacer a posteriori cuando la enfermedad se ha declarado". En su opinión, al final de todo el proceso hay un elemento clave en la salud que es la pobreza, que la consideró como "la mayor enfermedad".

El objetivo de esta conferencia –subrayó- es analizar la interrelación de todos estos factores con el fin de concienciar a la población y reclamar a los gobiernos recursos para preservar de la mejor manera los tres grandes medios: "el aire, el agua y la tierra, que determinan en este momento la salud" y, de este modo, trabajar en la prevención de las enfermedades.

Sobre la incidencia de la contaminación medioambiental abogó por la necesidad de que los gobiernos se conciencien para reducir los límites de esa contaminación, algo que está a debate entre países y ciudades que "no son capaces de limitar esa contaminación medioambiental porque contraviene la mayor productividad de alguna de las empresas que la genera".

Abuso de antibióticos

En el encuentro informativo, los periodistas plantearon la incidencia del uso de pesticidas y herbicidas y su repercusión en la cadena alimentaria y, posteriormente, en la salud, un tema en el que coincidieron ambos representantes de la profesión médica y veterinaria en calificar de "preocupante" por su "uso indebido e indiscriminado", en especial cuando se utilizan para acabar con cierto tipo de patógenos para el mundo vegetal.

El presidente de la OMC precisó que este uso produce contaminación medioambiental y "tremendas consecuencias" si se aplica cerca de corrientes de agua porque "contamina primero a la cadena ganadera, que consume esos vegetales o bebe agua que no está en condiciones, y también a los humanos por el consumo de carne". Y recordó el caso del DDT. "Si no somos capaces de preservar el aire, el agua y la tierra por cualquiera de las vías por las que se contaminan, sean radiactivas o químicas, como este caso, nos estamos haciendo un flaco favor", añadió.

Ambos representantes abordaron también las consecuencias del mal uso y abuso de los medicamentos en animales, un problema que tanto médicos como veterinarios consideraron esencial. El doctor Badiola afirmó que entre los veterinarios existe una gran concienciación sobre lo que tienen que usar, aunque señaló que hay ganaderos que los utilizan sin control o prescripción porque piensan que con un antibiótico todo se cura, aun a riesgo de un afrontar una grave sanción si son detectados en la investigación de residuos que se llevan a cabo en los mataderos. Ante esta situación, abogó por seguir avanzando en las normativas del medicamento.

Por su parte, el doctor Rodríguez Sendín dijo que la clave para evitar el mal uso del medicamento, tanto humano como animal, es la prescripción y que se identifique de "manera singular" cada envase frente a la situación actual en la que solo se identifica el lote, lo que permite, entre otras cosas, que "entren y salgan medicamentos del país sin control". "No queremos -añadió- una venta descontrolada o no bien controlada de la administración de determinados productos sujetos a prescripción".

En la Conferencia "Una Salud", que se celebrará en Madrid los días 21 y 22 de mayo y que reunirá a médicos y veterinarios de todo el mundo, participarán también diversas organizaciones internacionales competentes en los temas que se abordarán, como la Organización Mundial de la Salud (WHO), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) o la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), entre otras.

Respondiendo a la idea multidisciplinar del concepto “Una única salud”, la conferencia está abierta a profesionales sanitarios como médicos, veterinarios, farmacéuticos, enfermeros, biólogos; profesionales y estudiosos del medio ambiente; responsables de salud pública, sanidad animal y gestión ambiental; representantes de organizaciones no gubernamentales y estudiantes.

Más información

http://www.wma.net/es/50events/20otherevents/80onehealth/index.html