Nombres como Amel, Curro, Camarero, Latedo... hacen que vuelva a nuestra memoria la particular historia vivida por cada uno de ellos, algunas con final felizamel-perrita-lapidada, pero otras no tuvieron tanta suerte.

 

Así nos lo cuenta La Opinión de Zamora